Cuando tú bebé ya no es tan bebé y no quiere que le cambies el pañal.

Llega una etapa en la que los bebés ya no lo son tanto y conforme crecen y van madurando se vuelven más independientes, curiosos y su energía es agotadora para nosotros. Si tú y tú pequeño se encuentran en esa etapa en la que no se deja cambiar él pañal por más que le ruegues y le supliques, el termina llorando o corriendo para evitar ese momento que aunque tú no lo veas así y te parezca algo tan sencillo para él ya no lo es. Te voy a contar un poco sobre esto, el por que y que estrategia puedes intentar para convertir los llantos y enojos en un momento más agradable para los dos.

Cuando los niños dejan de ser esos bebés completamente dependientes de sus cuidadores y que ya no buscan (tanto) los brazos de sus padres por que están descubriendo el mundo desde otra perspectiva, esa que les da más autonomía cuando llega el momento en que caminan por si mismos sin ayuda de nada ni nadie, primero que nada tendremos que iniciar por comprender y aceptar que están creciendo, son seres individuales e independientes y conforme pasa el tiempo van madurando e irán descubriendo el control de su propio cuerpo y también comprenderán la libertad de movimiento que querrán ejercer y que no podemos obligarlos a que actúen o se comporten como nosotros los adultos.

Lo niños no son robots ni maquinas que podemos controlar o programar para que digan o hagan las cosas como creemos son correctas. Los niños son niños y ellos no ven ni perciben el mundo como nosotros, debemos comprenderlo así ya que esto es fundamental para poder criarlos rigiendonos en la comprensión, empatía, tolerancia, y paciencia. Los niños merecen todo el respeto a su individualidad como lo merecemos y exigimos los adultos.

El primer tip que te puedo dar ante una situación de negación por parte de tu hijo es: PACIENCIA, cuando te invada la desesperación tomate unos segundos para respirar, pensar y recordar que tu hijo tiene necesidades diferentes a las tuyas, que para el es difícil aun comunicar sus sentimientos y frustraciones, el no puede explicarte de tal forma para hacerte entender por que le molesta o le incomoda (en este caso) que le cambies el pañal. Ponte en su lugar, baja tu nivel al de él y trata de analizar las posibles causas de su resistencia a este momento.

Generalmente cuando un niño ya no quiere que le cambien el pañal este ya camina. Es decir ya tiene cierto grado de madurez y autonomía, es por esto que tumbarlo como cuando era bebé para cambiarle el pañal ya no le agrada ni es cómodo para él. Al acostarlo para realizar el cambio tenemos que someterlo y controlar su movilidad, tenemos control total sobre él, no puede visualizar que le estamos haciendo, sus piernas quedan al aire y eso le genera la necesidad de moverlas y mientras más se mueva màs lo tenemos que someter.

Tu hijo esta evolucionando y desarrollando habilidades, esta creciendo y acostarlo para esto, lo pone en una posición completamente pasiva cuando debería tener un papel activo, ya que se trata de su propio cuerpo. Recuerda que ya no es un bebé por lo tanto su actitud y movilidad ya no es la misma.

Te darás cuenta que él mismo te dejará ver que quiere participar en diferentes actividades, cooperar contigo cuando haces labores de diversos tipos en tu hogar, verás que te ayuda a levantar sus juguetes, intentará doblar la ropa, guardarla en el cajón, tratar de vestirse solo, ayudar a poner la mesa, peinarse y muchas otras cosas más.

Es por esto que él no quiere que lo acuestes y lo pongas en una situación de pasividad, en este caso lo que se recomienda es incluir al pequeño y darle la oportunidad de tomar decisiones y participar.

Cuando detectes que necesita el cambio, pregúntale si siente el pañal mojado? Si se siente cómodo? Si se lo dejas o prefiere que lo cambies? Si dice que no quiere, déjalo, pero hazle saber que cuando termine de hacer lo que lo mantiene ocupado se lo cambiaras.

Si te dice que si, puedes involucrarlo pidiéndole que te ayude a sacar el pañal, o buscar las toallitas, o si se puede quitar su prenda de vestir etc… y lo que hará que esta estrategia consiga tener éxito es que le hagas saber que como ya es un niño grande le cambiaras el pañal parado, si parado! no te asustes, inténtalo cuando sea solo pipí en lo que se va acostumbrando.

photo_2018-04-06_11-41-41

Al mantenerlo de pie, para el será más fácil y cómodo, estará ejerciendo un papel activo y participativo en su higiene personal. Podrá visualizar todo el proceso, estará entretenido ayudándote y además puedes aprovechar el momento para entablar una platica, decirle cuanto lo quieres, besarlo y abrazarlo.

Esta estrategia refuerza sus habilidades, su autonomía y la autosuficiencia que ejerce lo hará sentir satisfecho y que es capaz de contribuir y trabajar en equipo y a la misma vez confirma su autonomía y la toma de decisiones cuando de su propio cuerpo se trata.

Mientras intentas tener el control de todo y no permitir a tu hijo que contribuya por que así las cosas se harán mas rápido y no tendrás que trabajar doble, te cuento que es todo lo contrario. Si permites y das la oportunidad al pequeño de participar verás como las cosas fluyen mucho mejor y te sorprenderá lo cooperativos y dispuestos que pueden llegar a ser.

Un simple NO por respuesta puede complicar más las cosas en cambio si le explicas el por que, ellos entenderán y tratarán de hacer las cosas lo mejor posible de acuerdo a su edad y madurez.

Cuéntame si estas en está etapa y si ya pusieron en practica esta estrategia? Y si no y lo haces déjame saber como les va.

Nos vemos en la siguiente 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s